Seleccionar página

el orden de los factore…importa

Si una cosa tengo claro es que el orden de los factores a la hora de emprender importa y mucho. Por eso he decidido hacer esta guia que espero sirva de ayuda a aquellas personas que tienen la intención de emprender pero que no saben bien por donde empezar.

Seguramente el principal error que se comente a la hora de empezar a trabajar en un negocio es justamente centrarse únicamente en el desarrollo del mismo. Como si eso fuera lo más importante. Como si las características de aquello que hayas pensado vender fueran determinantes a la hora de generar ventas.

No lo son.

¿Qué importa lo bueno que sea tu producto o servicio si nadie lo conoce? Nada, ¿Vedad? Of course, estamos de acuerdo.

Es por eso que antes incluso de empezar a trabajar en el desarrollo o creación de tu negocio debes empezar a hacer publicidad para darlo a conocer.

De promedio debes haber impactado entre 8 y 12 veces a una persona antes de conseguir una primera venta. Y ojo que hablamos de 8 a 12 impactos en alguien interesado en aquello en lo que vendes. Por lo tanto si una cosa tienes que tener clara es que el factor más determinante a la hora de que un negocio tenga éxito o fracase es su campaña de publicidad y comunicación.

Y ahora que tienes esto claro ¿Todavía dejarías la tarea más importante para el final? De eso nada.

Y dos detalles más. 

     1. No esperes ventas antes de 6 meses. Hablo en líneas generales y desde la experiencia que tengo      tanto de dar a conocer proyectos propios como de mis clientes. Una marca no se da a conocer en un mes. Aunque a ti te cueste mucho dinero. Aunque tú estés las 24 horas del día pensando en tu magnífico negocio. El resto de la gente ocupa su mente en otras cosas. Y cuando abren el facebook o instagram no lo hacen pensando en a ver si ven un anuncio de algo para comprarlo. Por lo tanto, ten sentido común y paciencia.

     2. Con la publicidad siempre se pierde dinero al principio. Y es que no puede ser de otra manera. Si has estudiado algo de publicidad online, adwords o similares quizá hayas oído hablar del ROI (retorno de la inversión) y cosas similares. Una nueva empresa jamás tiene un ROI positivo. Si exisitiera el ROI positivo en nuevos negocios nunca ninguno fracasaría. Lo que pasa es que a las plataformas publicitarias (Adwrods, Facebook Ads, Twitter Ads…) les interesa este concepto tanto como a ti. Si te dan un ROI positivo vas a seguir gastando tu dinero con ellas, pero debes saber que al principio esto va a ser muy complicado.

Espero que después de esta introducción no te estés desanimando. No es mi intención ni mucho menos. Recuerda que yo mismo me dedico a esto de manera profesional, pero detesto que se estafe a la gente con mensajes engañosos. Y si sabes los obstáculos que vas a tener en el camino estoy seguro que te va a ser mucho más fácil esquivarlos.

Así que vamos al tema.

¿Quieres emprender un negocio y no sabes por donde empezar? Don’t worry que yo te lo explico.

POR DONDE EMPEZAR UN NEGOCIO ONLINE

En primer lugar te dejo un sumario de los 15 puntos que te voy a explicar:

Y ahora vamos a explicar cada uno de los puntos con la atención que merecen. Todos son importantes y todos merecen tu atención. Así que por favor no corras. Este artículo no está escrito para que Google lo posicione, este artículo está escrito para ayudarte a entender cómo funciona esto. Te lo dice alguien con algún éxito a sus espaldas y con un gran fracaso también.

1. La idea

Sí está claro. El primer paso es saber qué es lo que quieres hacer, es obvio. Sin idea no hay nada. Pero cuando hablo de idea no me refiero a lo que quieres vender, sino a cómo lo quieres vender.

Sería muy fácil decirte que tu tienes que tener un factor diferenciador o cualquier súper-consejo similar. Pero más que eso, que seguro que lo has oído miles de veces, prefiero recomendarte que te centres en abrir tu mente a nuevos modelos de negocio.

No te limites a copiar lo que hacen otros. No pienses que ya está todo inventado, porque te aseguro que todo está por hacer.

En el programa 66 de mi podcast Emprendedores on fire  (este podcast ya no está disponible) os cuento una idea de negocio que puse en marcha y fracasó. En este caso, no porque la idea fuera buena o mala, sino porque técnicamente no funcionó y el programador al que había contratado básicamente se dio a la fuga.

Pero la idea de negocio, aunque era buena, aunque tampoco estaba demasiado explotada no era brillante. Sin embargo poco tiempo después alguien fue capaz de dejar de pensar de la manera convencional e inventó un nuevo modelo de negocio absolutamente brillante. Era más sencillo de implementar, más rentable para el empresario y mucho más barato para el cliente final. Increíble. Y todo porque fue capaz de pensar de otra manera. 

Como parte de la idea entendemos que también toca elegir el nombre. No se si eres consciente pero es de lo más difícil que hay. Especialmente si quieres comprar un dominio .com. Y siento amargarte la fiesta, pero una vez hayas encontrado un .com disponible que te guste, echar un vistazo a las redes sociales, a ver si está disponible. Aunque en este caso, la cosa no es tan grave porque en redes sociales se pueden hacer algunas variaciones. Ejemplo: loquesea_oficial; loquesea_formación…Por ejemplo.

2. Slogan

Una cosa es saber que es un eslogan y otra muy diferente encontrar uno bueno. Al igual que el nombre de tu proyecto tiene mucha importancia.

Un eslogan es una frase corta que define a la perfección lo que haces o vendes.

Siempre tienes que estar preparado para «disparar» tu eslogan. Es lo que te define, lo que te da a conocer, lo que acompaña tu tarjeta de visita, el punto de partida de tu elevator pich.

Te pondré un ejemplo que te ayudará a entender la tremenda importancia de tener ¡Y utilizar! Un eslogan.

Hace poco acudí a una feria de emprendimiento. En uno de los pabellones habilitan gigantescos tablones de anuncios para que los asistentes cuelguen carteles o tarjetas de visita para que otros asistentes las puedan ver.

Te parecerá mentira, pero podías encontrar decenas de tarjetas de visita colgadas en un corcho sin eslogan. Ni por delante ni por detrás. Es decir no había manera de saber para que podría resultarte útil quedarte con esa tarjeta, hacer ese contacto.

Estoy de acuerdo en que determinados colectivos profesionales pueden prescindir de un eslogan. Si eres abogado, con indicarlo en tu tarjeta de visita todo el mundo puede saber a que te dedicas, pero incluso en ese caso un buen eslogan puede ser la diferencia entre tú y tu competencia.

Puedes poner en tu tarjeta: «Abogado laboralista» y serás uno más entre miles o buscar un eslogan osado: «Si tu jefe va de listo, llámame». No te lo tomes al pie de la letra, este no es un post para abogados y no he tardado más de 10 segundos en inventar esa frase, pero lo que quiero que entiendas es que aunque a muchos no gustará por atrevido lo que pone en tu tarjeta, a otros les llamará la atención. Y si algún día necesitan a un abogado laboralista te llamarán a ti, no a cualquier de los políticamente correctos, que son todos iguales. Que no destacan.

Y tú si has destacado sobre el resto, asi que tú te llevas el gato al agua.

El slogan debe ser siempre lo más corto y conciso posible. Cuando alguien te pregunte ¿a qué te dedicas? el slogan debería responder esa pregunta. Pero para cuando tienes que dar una «versión extendida» de tu actividad debes tener preparado un «elevator pitch». En castellano se traduce a veces por «discurso de ascensor». Esto es porque deberías ser capaz de explicar tu negocio en lo que dura un viaje de ascensor…es decir, unos 30 segundos. Pasado ese tiempo tu interlocutor dejará de escucharte, así es la atención humana. Así que prepara tu slogan y elevator pitch con cariño, no solo te ayudarán a comunicar la esencia de tu negocio, también te ayudarán a poner el foco en el lugar correcto. Cuanto más claros estén estos conceptos, mejores resultados tendrá tu negocio.

 

3. Compra el dominio y hosting

El siguiente punto es de los más sencillos. Vas a un registrador de hosting y compras un dominio y un alojamiento. Punto y final. Pero, por favor te lo pido, no elijas NUNCA el hosting por barato porque te arrepentirás.

La diferencia de precio entre un hosting de mierda (¡ups! Se me ha escapado) y un hosting de calidad suele ser inferior a los 60 € anuales. Es decir 5 € al mes. Es muy poco dinero, así que te recomendaría que recortaras de cualquier otro sitio, porque a la larga te vas a arrepentir si no lo haces.

¿Por qué pagar más eligiendo un hosting de calidad? Te pongo algunos ejemplos.

1. Los proveedores de hosting reciben muchísimos intentos de hackeo cada día. Los malos sufren mucho con estos ataques y los buenos normalmente ni se enteran.

2. Un buen hosting hace que tu página cargue más rápido. Y esto afecta directamente al SEO. Si tu página carga más rápido que otra en iguales condiciones se posicionará mejor.

3. Tienes una red de seguridad. Al principio no creerás que nadie pueda tener interés en hackearte porque ¿Para qué iba nadie a querer hacerse con el dominio de tu web? Pero es que esto no va así. No vas a tener a un hacker llamado «Manolito» intentando hacerse con el control de tu web. Los «hackers» son boots, automatismos, que van intentando colarse en todas las webs del planeta de manera indiscriminada probando diferentes combinaciones de usuarios y contraseñas.

Como te veo cara de incrédulo/a te invito a que busques en google: «Ataque hacker en tiempo real» y espero que después de lo que encontrarás se te quiten las ganas de poner a tu web usuario: admin, contraseña: 1234.

Pero a lo que íbamos, un buen hosting te va a proteger mucho más que uno malo de cualquier incidencia. Aunque por supuesto eres tú quien tiene que tomar las precauciones adecuadas para no tener problemas de este tipo.

4. Y si luego todo falla, un hosting de calidad tendrá al menos una copia de seguridad para restaurar tu web.

Yo utilizo y recomiendo siteground He probado 4 diferentes y sin duda me quedo con este. Cuidado que el enlace es de afiliados. Esto quiere decir que aunque a ti te costará lo mismo yo cobraré una comisión si te haces cliente desde aquí. Así que si te caigo mal o me lo piensas recriminar en el futuro, por favor no lo uses.

TEN EN CUENTA: encontrar un dominio .com que te guste y que se pueda pronunciar es algo extremadamente difícil hoy en día. Y que luego este nombre esté disponible en todas las redes sociales aun más. Ten paciencia e imaginación, hay un nombre perfecto para ti que aun no ha registrado nadie. 

4. Escoge colores y tipografías

Este punto es importantísimo si vas a hacer tu solo/a las cosas. No tanto si puedes contratar a un diseñador, que sería lo más recomendable sin duda alguna.

Pero si no tienes dinero para contratar a alguien que se ocupe de la parte estética, por lo menos toma estas precauciones.

1. Elige una gama cromática para tu web. Es decir unos 4 o 5 colores que representarán tu identidad corporativa. Estos colores combinan entre si en todas las combinaciones posibles.

A partir de ahora toda tu imagen de marca girará entorno a estos colores. Tu web, tu tarjeta de visita, tus publicaciones en las redes sociales.

La elección de los colores no es algo fácil y debería hacerla siempre un profesional, pero si no es posible te dejo un par de herramientas que te pueden ayudar a encontrar combinaciones de colores adecuadas: Coolors, Curls.

Escoge también la fuente o fuentes (no creo que más de dos sea muy buena idea) que utilizarás para todo lo relacionado con tu marca y usa estas fuentes, de la misma manera que los colores, para todo tu contenido. La fuente con la que escribas los textos de tu página web, las entradas de tu blog etc, debe ser una tipografía fácil de leer. No cometas el error de elegir una fuente demasiado «fashion».

TEN EN CUENTA: cuando elijas tu fuente, verifica los números y caracteres especiales que puedas necesitar. Hay algunas fuentes que no tienen tildes o la letra «ñ» por ejemplo. Que no te pille por sorpresa.

5. Abre cuenta en las redes sociales

Publicar en las redes sociales es una de las primeras tareas regulares que vas a tener que hacer desde el mismo momento en que decides empezar con tu proyecto.

Tanto si te gusta como si no, tener presencia en las redes no es una opción. Es una obligación.

Pronto escribiré un post de cómo compartir tu contenido en las redes sociales para hacerlo de manera más eficaz, pero ahora lo que te pido es solamente que abras las cuentas en todas aquellas redes sociales que vayas a utilizar para evitar que te quiten el nombre de usuario.

Por «raro» que sea el nombre de tu proyecto difícilmente va a estar disponible en todas las redes sociales que vayas a utilizar, así que te doy un consejo. Comprueba el nombre de usuario en todas las redes sociales que quieras utilizar antes de efectuar el alta en cada una de ellas. De esta manera podrás elegir el mismo nombre de usuario para todas las redes sociales.

Ejemplo:

En Facebook: facebook.com/loquesea (disponible)
En Twitter:@loquesea ( NO disponible)

Si te encuentras en esta situación (con alguna de las redes sociales) puedes optar por elegir una combinación alternativa:

En Facebook: facebook.com/loquesea_oficial
En Twitter: @loquesa_oficial

Así al menos, unificas en la medida de lo posible los nombres de usuario de todas las redes sociales. No es fundamental, pero puede ser interesante.

TEN EN CUENTA: Deberías abrir cuenta con tu nombre en «todas» las redes sociales. Al menos en las más populares, aunque decidas no usarlas todas. De hecho no te recomiendo que no tengas presencia en más redes de las que puedas actualizar regularmente, lo contrario es un error. Pero sí abre la cuenta, así te aseguras de que nadie utilice tu nombre en el futuro.

 

6. Diseña una landing page

Bueno en el próximo punto (número 7) te adelanto que te voy a pedir que empieces a crear una lista de suscriptores. Siento haberte chafado la sorpresa 🙂 Pero para crearla vas a tener que tener un lugar donde generar esta lista. Y este lugar ha de ser tu web, pero ¡Si no tienes web todavía!

Bueno, mantengamos la calma.

Empecemos por el principio. Coloquialmente llamamos web a lo que en realidad es un site web. Es decir al conjunto de páginas que conforma nuestro sitio.

Una landing page es en realidad una web, pero una de verdad. Esta landing va a tener una doble misión.

1. Dar a conocer tu marca
2. Servir de plataforma para crear tu lista de suscriptores.

Puedes crear tu landing de varias maneras:

– Utilizando algún plugin para WordPress.
– Con Divi, el mejor maquetador visual para WordPress que viene incluído en los negocios de Utopikal.
– Utilizando algún servicio externo (de pago) que vincula perfectamente con tu WordPress. Yo utilizo Instapage

Y ahora que ya sabes como hacerlo. Adelante. Pasa a la acción.

7.  Crea tu lista de suscriptores

Ahora sí. Empieza a crearla tu lista de suscriptores.

Este es uno de los puntos fuertes de este post. Sin lista de suscriptores no hay lanzamiento, esto tienes que tenerlo claro. Así que debes empezar a crearla cuanto antes.

Crear una lista de suscriptores no es más que conseguir un nombre y un e-mail de tu público objetivo. En definitiva, datos personales. Pero la gente ha aprendido ya que sus datos tienen un valor y no te los van a regalar. Así que si quieres conseguir crear una lista, lo primero que tienes que hacer es crear un lead magnet , que es la manera ostentosa de referirte a…un regalo.

Por lo tanto llámalo como quieras pero inventa algo para «intercambiar» por los datos que quieres conseguir. Un e-book, una plantilla de algo, una consultaría gratuita, una súper-mega-hiper-ultra guia…

Y una vez que tienes el regalo preparado toca implementarlo técnicamente. Da un poco de pereza, pero no hay otra. Y aquí es importante que sepas un par de cosillas que te van a ahorrar algo (o mucho) tiempo.

Seguramente imaginarás que para implementar los típicos pop-ups que has visto en mil páginas web debes utilizar algún plugin para WordPress y estás en lo cierto. Pero tal vez no sepas que el plugin que elijas, debe vincularse con tu cliente de e-mail marketing (Mailrelay, Mailchimp, Mailerlite, etc) El problema es que no todos los plugins para captar leads son «compatibles» con todos los servicios de e-mail marketing.

Así que, antes de buscar el plugin para que aparezca la ventanita en tu web para solicitar el nombre y mail de los usuarios, decide qué servicio de e-mail marketing quieres utilizar.

Normalmente estos servicios de e-mail marketing disponen de su propio plugin para wordpress, lo que pasa es que muy habitualmente no tienen tantas prestaciones o vistosidad como opciones de terceros.

8.  Instala píxeles de seguimiento (Analytics, Facebook, Adwords, Hotjar…)

Es importante que empieces a tomar datos desde el primer momento de todo lo que ocurre en tu web. Y para ello la única manera de hacerlo es implementado píxeles de seguimiento dentro del código de tu site.

Estos píxeles básicamente son fragmentos de código html que se debe pegar en determinadas páginas de tu site. Como tocar el código es algo que acostumbra a incomodar bastante al usuario medio estas implementaciones suelen hacerse mediante plugins.

El problema es que si instalas 5 códigos de seguimiento diferentes…¿Tienes que instalar 5 plugins? La respuesta es ¡No! ¡Para nada! Para eso tenemos un servicio de Google llamado Tag Manger. Básicamente es una web en donde colocas TODOS tus píxeles de seguimiento o etiquetas html y después en tu web instalas un solo código de seguimiento. O un plugin, como prefieras, pero añadir un solo plugin no me parece ningún disparate.

9.  Empieza a hacer branding

El término branding es un anglicismo que hace referencia al proceso de hacer y construir una marca mediante la administración estratégica del conjunto total de activos vinculados en forma directa o indirecta al nombre y/o símbolo (logotipo) que identifican a la marca influyendo en el valor de la marca, tanto para el cliente como para la empresa propietaria de la marca.

Bueno, todo este rollo es para decir que el objetivo del branding es dar a conocer una marca. Lo que tienes que intentar es que tu público objetivo recuerde el nombre de tu marca y aquello que vendes. Tu nombre y tu eslogan.

Este proceso lleva tiempo y además no genera ventas, pero es imprescindible. Solo si tu marca es conocida puede generar confianza y sólo con confianza puedes vender. Por eso esta etapa es tan importante.

Así que básicamente hacer branding es hacer publicidad sin ni siquiera esperar ventas, aunque podría haber, por supuesto.

Y como esto es así, cuando hacemos este tipo de campañas el coste de la publicidad es menor a cualquier otro objetivo de marketing. Para que te hagas una idea en Google cuando pones banners se cobra una cantidad por cada 1000 impresiones. En ningún otro tipo de publicidad se cobra de esta manera.

Y ahora que ya sabes qué es el branding, toca pasar a la acción y empezar a mostrar tu marca y eslogan al mundo. Si estás dispuesto a invertir puedes poner banners en Adsense con Adwords o poner en marcha campañas en Facebook. Si todavía no quieres gastar dinero, vas a tener que ser muy creativo, ingenioso y activo en redes sociales para empezar crear tu imagen de marca.

Lo ideal, y casi lo único posible, es la mezcla de las dos cosas.

10.  Crea tu negocio

Bueno, y ahora sí, ha llegado el momento de empezar a desarrollar el negocio en sí mismo. A ejecutar aquello que definiste de una manera teórica en el punto número 1 de este artículo. Hay que sacarlo del plano teórico y convertirlo en una realidad.

Pero fíjate todo lo que llevamos andado.

Llegados a este punto estoy seguro de que sabes que es lo que quieres vender, así que no voy a entrar al trapo en este tema. Confío plenamente en ti.

Pero quiero recordarte un par de cosas:

– No te olvides del tema legal. Si vives en España y recoges algún tipo de dato de tus usuarios (por ejemplo si has instalado Google analytics) tienes que poner el aviso de las cookies. Si recoges algún tipo de dato, como nombre e e-mail para tu newsletter tienes que cumplir con la LOPD… Así que tenlo en cuenta porque si no el entusiasmo de lanzar cuanto antes te puede llegar a ocasionar una multa por parte de la administración.

Podéis solucionar fácilmente este «problema» con el plugin para WordPress gratuito: Plugin ley Cookie

– Y una vez tengas «acabada» tu web, conéctala inmediatamente a Search Console. Te ayudará a detectar problemas y mejorar el SEO.

11.  Testea el negocio

Los negocios online deben ser probados en profundidad antes de hacer un lanzamiento al gran público. Si tienes un e-commerce y has implementado 2 o 3 métodos de pago, haz como mínimo una prueba de compra real con cada uno de ellos.

Si solo vendes artículos caros, inventa uno que valga 0,50 €. En España al menos es la cantidad mínima que suelen aceptar las pasarelas de pago. Asegúrate que todo funciona correctamente, que la secuencia de pantallas que van apareciendo es adecuada y por favor, realiza también el proceso desde el móvil. Aunque debería habértelo dicho al revés. Hazlo todo desde el móvil y una vez acabado no olvides comprobarlo desde un ordenador por si algún despistado te compra desde un sistema de escritorio.

12.  Haz el lanzamiento

Y llegó el gran momento. El gran día. Toca hacer la presentación oficial, toca empezar a vender. Si has hecho un gran trabajo en los puntos 7 y 9 llegado este momento vas a tener una comunidad de seguidores a las que les vas a poder presentar tu negocio.

Si no has hecho los deberes, sencillamente no puede haber lanzamiento, solamente podrás anunciar tu nuevo sitio, tus nuevos servicios. Pero nada más.

Un lanzamiento es algo complejo. Bueno, complejo tampoco. Más bien trabajoso. Un lanzamiento no deja de ser una serie de acciones encadenadas y perfectamente coordinadas entre si.

En otra ocasión te hablaré detenida y específicamente de cómo hacer un lanzamiento. Piensa que estamos hablando de un post tan largo como este. Así que creo que por el bien de todos es mejor que lo dejemos para otro momento. ¿no crees? 😉

Pero tampoco quiero dejarte con la miel en los labios sin darte ni siquiera una pista. Así que allá voy.

Como mínimo durante el lanzamiento vas a tener que:

– Aumentar considerablemente tu actividad en redes sociales
– Invertir dinero en una buena campaña de publicidad
– Enviar una secuencia de e-mails cuidadosamente elaborada a tu lista de suscritores.

Lo ideal es que sigas una misma estrategia en cada una de estas acciones. Deberías empezar siempre por calentar motores, por crear espectativas. Se creativo y deja intrigados a tus usuarios para ir desvelando poco a poco «el secreto». Un buen story telling (¡vaya! Otra vez palabrita en inglés) será determinante para generar la expectación adecuada.

Se creativ@ y tu estrategia triunfará.

13.  Sal a vender

¡SEO, SEM, E-mail marketing y networking como mínimo. Ahora te cuento 😉

Sí, por supuesto, ahora toca salir a vender. El lanzamiento no ha sido más que el pistoletazo de salida, lo bueno empieza ahora. Y cuando digo sal a vender, lo digo literalmente. Y si tu negocio es global y online, pues también.

No te refugies detrás de la pantalla esperando que lleguen las ventas o lamentándote de no vender nada. A lo que te enfrentas ahora es la realidad de los negocios online. Si no sales a vender vas a tener que invertir en publicidad, de lo contrario nadie vendrá a comprarte porque nadie sabrá que existes.

Para que lo entiendas, empezar un negocio online y no «salir a vender» es como abrir una tienda, pero en lugar de en una zona comercial y transitada, en un ático, sin letrero y que además sin luz. ¿Cómo alguien va a comprarte? Es imposible ¿Verdad?

Pues si no sales a vender va a ser igual de difícil.

Tengo que decirte que dentro de salir a vender inevitablemente es necesario que tengas al menos ciertos conocimientos de: SEO, SEM e E-mail marketing. No te digo que seas un profesional de estas disciplinas, eso es imposible, pero sí que necesitas una formación mínima por lo menos.

Pero es que además te recomiendo que salgas a la calle. Que busques grupos de networking para crear nuevas sinergias con gente que está en una situación similar a la tuya.

Ojo que no te digo que vayas a networkings con la única intención de vender, porque eso no funciona. Es como entrar a grupos de Facebook con una única intención comercial. No funciona. Pero sí que funciona participar activamente en estas comunidades, aportar comentarios como recomendaciones, que a ti no te cuestan nada y que pueden sacar de un apoyo a alguien. Pues lo mismo en el mundo real.

También puedes buscar eventos para participar como ponente. 

 

14.  Pregunta a tus clientes

No cometas el error de decidir por los demás. Con las herramientas que tenemos hoy en día resulta ultra-sencillo mantener una comunicación activa y fluida con nuestros clientes o usuarios. Lo que pasa es que las empresas no estamos acostumbrados a preguntar, a comunicarnos.

Las empresas solo están acostumbradas a la comunicación unidireccional. Yo hablo tú me escuchas. Y ese modelo ya no tiene sentido.

Utilizar tu newsletter con inteligencia. Tienes que escribir a tus suscriptores regularmente. Es importante que te tengan presente, pero no conviene agobiarles, hay que encontrar un equilibrio en el número de comunicaciones que hacemos a cada usuario. Y con el contenido pasa lo mismo.

Que no se te ocurra pasar el día intentando vender con cada correo. Eso es maltratar a tus usuarios. Eso se llama spam.

Una buena newsletter, debe fomentar la comunicación, así que por favor no hagas como las grandes empresas que envían sus mails desde una dirección «no-reply» ¡Pero que os pensáis! Osea que sólo habláis vosotros. Yo paso de este rollo tan prepotente.

En todos mis correos a mi lista de suscriptores invito a que me respondan en el mismo mail que les escribo. Pocos lo hacen, pero aquellos que se toman la molestia son sin duda tus más fieles fans, a los que más les debes y a los que más debes mimar.

Así que pregunta, empapate de las opiniones de tus clientes y sobretodo actúa en consecuencia, hazles caso, porque ellos son los que tienen la razón, puesto que ellos son quienes tienen que comprarte.

15.  Cambia la imagen cada cierto tiempo

Vale, sí, acabamos de poner en marcha el proyecto y ¿Ya estoy pensando en cambiarlo? Pues mira sí. No ahora mismo, porque hay que dejarlo funcionar, pero no pienses que ya tienes los deberes hechos de por vida.

Un proyecto que funciona, que tiene vida, se transforma, cambia, te sorprende. Si tú pasas meses entrando en la web de un negocio y siempre está igual ¿No te da la sensación de que algo va mal?

Vayamos a una tienda de ropa del mundo offline. ¿Te imaginas que estás yendo a una tienda de ropa durante un año y siempre tiene la misma ropa?

Bueno, quizá me he pasado porque en ropa además entran en juego las estaciones del año con sus diferentes temperaturas y demás, pero el efecto que produce en el usuario es el mismo que cuando va a una web que no se mueve. Para tu suerte, en el mundo online no vas a tener que cambiar la imagen cada 2 semanas, pero tampoco que recomiendo que estés más de un año sin hacer cambios.

Si has llegado hasta aquí, sin duda es porque tienes un gran interés en emprender, así que te deseo de corazón mucha suerte en tu aventura.

Y de regalo una confesión

Este artículo que acabas de leer, publicado en septiembre de 2020 fue escrito (por mi, eso sí) a mitad de 2017. He querido compartirlo ahora contigo porque además de que sigue vigente creo que puede serte de ayuda. De hecho, creo que puede serme de ayuda a mi mismo. Por eso en el podcast de Utopikal voy analizar cada apartado de este post y te voy a explicar de manera concreta como implemento cada uno de los puntos que he mencionado. Si es que lo he hecho. Porque dar consejos es muy fácil, pero implementarlos en ocasiones no lo es tanto. Te animo a que te suscribas al podcast (al fin y al cabo es gratis), a que comentes y a que me hagas llegar tus comentarios por la vía que quieras.

Y no me quiero ir sin decirte que este contenido ha sido creado para ti y pensando en ti. No he buscado palabras clave ni me molesto lo más mínimo en trabajar para Google, así que si este contenido te ha sido útil puedes utilizar los botones de abajo para compartir en redes sociales. Si lo haces, te estaré muy agradecido.